Etiquetas

,

Lo que con un eufemismo sangrante se llama “crisis Siria”, cuando se trata en realidad de una dictadura asesina, revela, a mi entender, una vertiente más, y no la menor, de la endeblez de la construcción europea y, por ende, la imposibilidad actual de fijar y llevar a cabo, no sólo en lo que al euro se refiere, objetivos y políticas comunes.
La Unión Europea ha sido incapaz desde el comienzo de las masacres ordenadas por Bashar al-Assad de reaccionar como la situación merecía, de socorrer a una población violentamente reprimida, de establecer una posición común. Se repite que, incluso desechando una intervención limitada, como la que se llevó a cabo en Libia,la causa de una indigna abstención internacional ha sido la negativa de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, que es evidente, pero no se puede olvidar que, en el seno de la UE, Alemania ha sido el gran aliado de los gobiernos ruso y chino y ha quebrado, en realidad, incluso una teórica posición común europea.Se arguye entonces que el pasado de Alemania convierte a este país en refractario a acciones internacionales (que uno no sabia que implicaba también ser refractario a la defensa de los derechos humanos en el mundo), pero no hay que olvidar que esta Alemania todopoderosa en la Unión ha negociado, en los dos países citados, acuerdos comerciales y de inversiones al margen de Bruselas y sus socios europeos).Syria.BasharAlAssad
Europa se acerca mucho más a un conglomerado de intereses contrapuestos que a una Unión institucionalizada y los intereses -económicos- se imponen una y otra vez, batallando además internamente, a una política exterior común y un concepto de la defensa de los derechos humanos en el mundo. Si el euro ha revelado sus “defectos de fabricación”, la política exterior y de seguridad es, en la práctica, una quimera.
Con miedo escénico, la OTAN ha autorizado a Turquía la instalación en la frontera con Siria de misiles en prevención de un ataque y ha advertido al gobierno de este país sobre posibles reacciones si se usan armas químicas.Un paso, de la OTAN, no de la UE, que tiene más carácter defensivo que otra cosa, como si se renunciara a todo lo que no sea la violenta represión de al-Assad con ciertos límites y dentro de sus fronteras.
Y seguimos, como si pudiéramos todavía ser ufanos, hablando de una Europa federal.

Anuncios