Etiquetas

Luis Alberto de Cuenca nació en Madrid en 1950. Es profesor investigador en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el que ha sido director del Instituto de Filología y director de Publicaciones. Fue director de la Biblioteca Nacional y, de 2000 a 2004, Secretario de Estado de Cultura.
Las publicaciones científicas y los ensayos culturales de Luis Alberto de Cuenca, también académico de la Historia, son muy numerosas y sus exitosos poemarios no van a la zaga. Sabe de todo, de literatura antigua y moderna, de cine, de piratas, de los clásicos griegos y del medievo europeo. Habrá pocos que cuenten chistes como él, que hayan conseguido tantos premios y que estén tan atentos a lo que ocurre a su alrededor. Escribió letras para la Orquesta Mondragón y Loquillo ha cantado algunos de sus poemas.
Toda esta personalidad poliédrica se refleja en una apasionante y extensa obra poética que combina a la perfección la elegancia y el sentido del humor. El poema de este domingo pertenece al libro La vida en llamas, publicado por Visor, que obtuvo el XXVII Premio Ciudad de Melilla. Uno más.

TERROR QUE SALVA

A Alberto Sánchez Álvarez-Insúa

El terror está ahí fuera, donde comienza el mundo
y termina la paz augusta de los libros,
en las espesas sombras de las que se compone
la realidad. Y sólo podemos superarlo
por medio del terror fantástico, ese género
literario que sirve de refugio seguro
frente a las inclemencias del exterior, la llave
que nos abre la puerta del consuelo, la única
barricada posible contra el miedo de ahí fuera.
Y ese terror ficticio no nos aterroriza
ni nos llena de angustia, sino que nos defiende
del otro, del real –de la vida-, y nos salva.

Anuncios