Etiquetas

,

Javier Bello Portu hablaba con pasión de su viaje a Jerusalén y, en concreto, del Monte de los Olivos, que le parecía un lugar singular no sólo por la belleza del paisaje y las vistas de la ciudad desde lo alto, sino también porque allí iba a menudo Jesucristo y terminó siendo arrestado. “Así reconocemos los hombres la grandeza” me dijo en una ocasión.
Compuso por ello la pieza coral “In Monte Oliveti” que, a lo largo de los años, ha sido interpretada por coros de medio mundo. Os dejo hoy con la versión de Via Nova Chor, de Munich, dirigido por Florian Helgath.

Anuncios