Etiquetas

Una noche de enero de 2008, el escritor Frédéric Beigbeder y un amigo –“el Poeta” en el libro- son detenidos a las puertas de una discoteca de París por consumir cocaína en la calle. Las cuarenta y ocho horas de detención, que indudablemente causaron un duro impacto en este novelista entre pijo y cosmopolita, que poco después de su liberación tiene que acudir al Elíseo porque Sarkozy entrega la Legión de Honor a su hermano, son el resorte de la escritura de Una novela francesa. El relato de lo ocurrido en las dependencias judiciales y las decisiones del fiscal, exageradas por dar ejemplo o un castigo ejemplar a un tipo como él, es desgarrador pero tiene, a mi juicio, un tono de sobreactuación que produce en el lector un cierto recelo. En el prólogo firmado por Michel Houellebecq ya se señala que “me han gustado menos” las páginas que describen las horas de detención.
Sin embargo, la disculpa de la queja por todo ello, sirve para entregar a la imprenta una novela formidable. Destacaría dos aspectos, que a mi me han resultado brillantes y muy interesantes. En primer lugar. No solamente el recuerdo de la vida de Beigbeder –desde los relatos recibidos de sus antepasados a su juventud y la relación con sus padres divorciados-, sino también la reflexión sobre el olvido del pasado, el modo de recuperarlo y el significado que todo ello adquiere en su peripecia personal. Y, en segundo término, las referencias a su hija y a los vínculos entre ambos, tanto como referencia al futuro como espejo de su vida pasada.
Las páginas más memorialistas, las de sus mayores desde la Gran Guerra y las del autor en el seno de una familia de clase alta de la Francia de la segunda mitad del siglo XX, ofrecen, con un estilo vibrante que a menudo atrapa, una particular pero verdadera “novela francesa”. Y en los capítulos que se refieren a la hija de Beigbeder, o a ambos porque en ellos se despliega un retrato del autor a mi juicio más sentido y verdadero que en otros episodios extravagantes, hay una ternura contenida que resulta apasionante.

Anuncios