Etiquetas

,

En la reunión del pasado mes de la dirección de los socialistas vascos, hubo uno –como ya se ha contado- que pidió la palabra para criticar a Jesús Eguiguren. Su argumento no proponía seriamente una crítica a las posiciones políticas del presidente del PSE, sino un reproche a que, contando en un libro, las conversaciones con ETA y Batasuna, ganase dinero con el “proceso”. No tenía por qué tener conocimiento exacto del mundo editorial el militante enfadado y tampoco Eguiguren, cuando pidió la palabra a continuación, dedicó mucho tiempo a replicarle. Lo que vino a decir el “negociador” es que el lehendakari López era demasiado pusilánime ante su obligación de liderar la consecución de la “paz” (que, al parecer  depende de lo que dialoguen y cedan los pacíficos en vez de la renuncia de los violentos) y que ya estaba cansado de que un “comisario” –que no es otro que el consejero de Interior Rodolfo Ares- recorriera los medios de comunicación cada vez que él hacía unas declaraciones diciendo que la posición oficial del partido era otra. Vamos, que estaba Eguiguren tan molesto que había entregado su dimisión sin fecha y que si López nola ponía pronto, lo haría el. Nadie dijo nada, ni discutió sus conocidas tesis, y el lehendakari apuntó que, mientras él sea secretario general, Eguiguren será presidente.

Pero, claro, no va cesar al “comisario” por eso. Es decir, vale una cosa y la contraria. Vale celebrar la lealtad del PP permitiendo que los socialistas gobiernen en Euskadi y maldecir que haya que pactar con ellos. Vale sostener la tesis de que el imperio de la ley exige un pacto de los no nacionalistas y, al mismo tiempo, defender que los acuerdos han de responder al eje izquierda-derecha. Vale afirmar que Batasuna/Bildu/Amaiur deben todavía “dar pasos” para ser una formación homologable y apuntar que pueden ser un socio a corto plazo. Vale conceder que el PSOE pacte con prudencia con el PP la política antiterrorista y analizar como excluirse de ella, con “valentía”, en Euskadi.

Lo malo es que cuando vale todo nada tiene valor.

Anuncios