Etiquetas

,

Ahora que se tergiversa tanto (y más en campaña electoral) sobre y en las declaraciones políticas me he encontrado con la etimología de la palabra tergiversar, que viene de dar la espalda. A las palabras, claro, como si el tergiversador quisiera avanzar por un sendero retórico distinto, más ajustado a sus intenciones, de lo que la realidad del discurso supone. Así es más fácil la réplica, aunque se enmarque en un territorio falso, y se lograartificialmente la satisfacción del falsario y de sus amigos. He entendido por qué Giogrio Agamben escribió que tergiversar es buscar una escapatoria.

Anuncios