Etiquetas

El domingo pasado, al dejar aquí un poema de Wallace Stevens, dije que, como él, Jaime Gil de Biedma era otro caso -no muy común- de poeta empresario o alto ejecutivo. Gil de Biedma (nacido en Barcelona en 1929) estudió Derecho en Barcelona y Salamanca y Economía en Oxford y, poco después, comenzó a trabajar en la Compañía General de Tabacos de Filipinas, en la que sería más tarde secretario general.
En una famosa entrevista, cuando le preguntaron sobre las diferencias entre su obra y la de los demás poetas de su genracion, respondió con su habitual ironía: “la mía es más breve”. Dos plaquettes y apenas tres libros, recogida después su obra poética en “Las personas del verbo” (dos ediciones, en 1975 y 1982), han hecho de Jaime Gil de Biedma uno de lo mejores poetas españoles del sglo XX y, sin duda, el qu más ha influido en las generaciones posteriores como creador y como crítico. Su lbro de ensayos “El pie de la letra” se publicó en 1980 recogiendo trabajos desde 1955. Murió en Barcelona en 1990.
El poema ue reproduzco esta semana, hechido de contenida emoción, refleja bien,creo, la densidad de su poesía y el magistral sentido del ritmo de su corta pero apasionante obra.

AMOR MÁS PODEROSO QUE LA VIDA

La misma calidad que el sol en tu país,
saliendo entre las nubes:
alegre y delicado matiz en unas hojas,
fulgor y delicado matiz en unas hojas,
fulgor en un cristal, modulación
del apagado brillo de la lluvia.

La misma calidad que en tu ciudad,
tu ciudad de crisal innumerable
idéntica y distinta, cambiada por el tiempo:
calles que desconozco y plaza antigua
de pájaros poblada,
la plaza en que una noche nos besamos.

La misma calidad que tu expresión,
al cabo de los años,
esta noche al mirarme:
la misma calidad que tu expresión
y la expresión herida de tus labios.

Amor que tiene calidad de vida,
amor sin exigencia de futuro
presente del pasado,
amor más poderos que la vida:
perdido y encontrado.
Encontrado, perdido…

Anuncios