Etiquetas

, ,

Manuel Chaves, que ha tenido un papel importante en la historia reciente del PSOE, se ha convertido desgraciadamente en todo un símbolo de la crisis política del socialismo español y se mueve por escenario en busca de un papel que no acaba de encontrar. Vicepresidente (tercero) del Gobierno porque en algún lugar había que colocar al presidente del partido después de su triste salida de la Junta de Andalucía, no se sabe muy bien cuál es su papel en lo “territorial” ni se le conoce intervención reseñable alguna sobe un asunto de capital importancia como el debate sobre el Estado de las Autonomías, su estructura o su incidencia en el gasto público. Si le ha costado encajar en el Gobierno, aún más -quizá- en el hecho de dejar la Junta, ya que se ve una y otra vez contrastado con su sucesor: “Lo elegí yo, lo elegí yo…” repite una y otra vez un tanto desencajado. Y, puestos a renovar el partido que preside, su presencia ahora en las listas electorales de Cádiz se convierte en causa de justificaciones (el cambio de circunscripción, las puyas de Bono, etc.) que en la encarnación de un proyecto concreto y sugestivo.

Andaba en esas el vicepresidente -porque lo angustioso es que hay que recordar que es vicepresidente- cuando, como símbolo de lo que ocurre, nos dice que lo importante de la Conferencia Política del PSOE ha sido convertirse en un “balón de oxigeno para los militantes”, poniendo así el acento en las píldoras para animarse y respirar internamente un poco más tiempo que en las “ideas verdaderas” que pudieran convencer a nuevos (o antiguos) votantes.

Acierta en esto Chaves, que parece abonado últimamente a la sinceridad del desconcertado. Si lo importante hubiese sido el debate, sabríamos de los discrepantes y de sus propuestas alternativas y no tanto del modo en que el candidato, en una suerte de corta y pega, admitía retales de unos y otros para que pudieran todos seguir respirando, aunque fuese cansados y jadeantes. Lo paradójico es que, a estas alturas, el que sigue removiendo al PSOE en los momentos en que necesita oxigeno es Felipe González que, retirado de la vida intrapartidaria, debe estar pensando en lo antiguo que se ha quedado Chaves, que sigue en la brecha. Eso, en la brecha…

Anuncios