Etiquetas

,

Bertrand Russell sugirió que, al leer el periódico de cada día, deberíamos llevar a cabo, como una rutina, un experimento interesante: sustituir mentalmente el nombre de los países citados (en nuestro caso valdría también el cambio de las comunidades autónomas) para comprobar si nuestra respuesta ante el hecho narrado surgía de una valoración moral del acontecimiento en si o, por el contrario, de un conjunto de prejuicios acerca del país o de la región en cuestión.

No está mal como ejercicio crítico -con uno mismo y con lo que lee- en un país en el que todo, aunque haya ocurrido ayer, parece echar raíces eternas en el caldo de cultivo de los prejuicios y en el que, máxima paradoja, cada vez más lo que se nos cuenta depende del periódico en el que lo leamos.

Anuncios