Etiquetas

Estuve ayer en el concierto de la Orquesta de Düsseldorf en Bilbao -mientras la de Euskadi estaba de gira por Alemania-. En el programa la Sinfonía nº 2 en do mayor de Robert Schumann y el impresionante Concierto para piano y orquesta nº 2 en si bemol mayorde Johannes Brahms.

La Orquesta de Düsseldorf magistralmente dirigida por su dirctor musical Andrey Boreyko y el Concierto de Brahms interpretado por la jovencísima georgiana Khatia Buniastishvili, que se colocaba el cabello como una actriz y bailaba con las manos tanto sobre el tecalado como cuando las dejaba inertes en el aire.

En la Orquesta, dos valkirias en los violines, una morena irónica en las violas, un grupo de violonchelistas y unos fagots excepcionales y un contrabajo que se parecía a Raúl del Pozo. Una buena orquesta, como esta, debe emocionar y dejar que se escuchen los contrabajos…

Os dejo una soberbia versión, todavía mejor, de Celibidache, siempre con partitura, de la primera parte del tercer movimiento con Baremboim al piano.

http://youtu.be/FG7F_z1xnIs

Anuncios