Etiquetas

, ,

El copago sanitario –o más bien el no copago- es un asunto recurrente en los mítines de esta campaña electoral o en las declaraciones de los políticos. Los socialistas repiten siempre que el copago sanitario es algo que está en una suerte de “agenda secreta” del PP y que, aunque este partido no lo contemple en sus programas o lo niegue, ellos, que lo saben todo, saben que lo tienen previsto. Este tipo de discusiones (“sí, pero yo sé la verdad…”) suelen ser, como es el caso, bastante absurdas, pero el PP, agobiado por ellas, repite aquí y allá que no lo pondrá en marcha jamás. Es más, que conoce a algunos socialistas que lo estudiaron, lo consideraron y lo apoyaron. Sin éxito, por lo que se ve.

Sin embargo, las dificultades económicas de muchas comunidades autónomas tienen que ver con el coste de la Sanidad que, con copago o sin él, debería ser un tema de debate serio y razonable entre las diversas opciones que concurren a las elecciones. Seamos serios: las comunidades autónomas se dividen ahora entre las que no cumplen con las exigencias de los sistemas sanitarios y de dependencia y controlan en cierta medida el gasto y quienes lo cumplen y ponen en peligro las cuentas públicas regionales. Si no es una cuestión para analizar, apaga y vámonos. Si el problema se quiere esconder bajo este cruce de acusaciones sobre el copago, aún peor.

El odiado copago, que no quiere nadie pero que todos tienen en la cabeza, ha sido presentado en muchos estudios oficiales e independientes como un sistema para abaratar costos y controlar el uso de los servicios sanitarios. Suena duro pero es evidente que abuso hay. Si no se quiere poner en práctica, que es una opción respetable, no puede dejar de considerarse el problema de fondo. Es decir, o se reduce, con urgencia, el gasto sanitario con una reforma de procedimientos y organización profunda y eficaz, o se reducen otras partidas para mantener la de Sanidad sin males mayores que los remedios.

Pero nadie parece ocuparse del drama con esta doble ficción: discutir sobre el copago sin hablar del copago y de la Sanidad como si no pasase nada.

Anuncios